Saltar al contenido

El garbanzo que sobra

Mis libros no hablaban de empoderamientos, ni patriarcados, pero contaban historias del lucero del alba, Venus, Afrodita, capaz de obnubilar la razón a cualquiera que contemplara su ceñidor bordado.