El baile de la estrella

Ayer vi a Sirio al amanecer. Ya se asomaba en el rosicler de las primeras horas frente a un Venus enérgico. Esas perversiones tenemos los marinos; el ver la aurora en múltiples ocasiones, mientras la mayoría de humanos sueña arrebujada entre las sabanas que evitan el rocío de la aurora. Un amanecer después del pasoLeer más »El baile de la estrella

La dama del Lago

Sentados frente a una bien surtida mesa las discusiones suelen ser interminables. “Estos mesologgitas siempre hablan de lo que se debe hacer y luego nunca hacen nada” Los vasos crujían dando culadas sobre la mesa y los carrillos se movían al ritmo marcado por la conversación y el tenedor. Era un convite perpetuo en elLeer más »La dama del Lago

El hombre del tiempo

Cuando yo era pequeña salía un señor en la tele que daba el tiempo. Recuerdo muy vagamente que él decía: “voy a intentar explicarles a ustedes el porqué del tiempo”, y se tiraba un rato hablando delante de una pizarra con un mapa de España en blanco y negro, pertrechado con una vara que señalabaLeer más »El hombre del tiempo

Dos locos cualquiera

Yo le puse el mote de Apagorévete; απαγορεύεται, en griego significa “se prohíbe”. Luego supe que se llamaba Stavros; así quedó convertido en Stavros Apagorévete. Era rechoncho, bizco, con los pantalones arremangados, sujetos en los sobacos por un cordón verdoso, con una gorra que algún día fue negra y una camisa granate de lunares blancos.Leer más »Dos locos cualquiera