Final del viaje. ¿ O no?

Final del viaje. Vliho
La Maga ha tomado carrerilla, como los caballos cuando huelen su cuadra.
Hace un día precioso. El eterno verano de estas islas que parecen colocadas por un diseñador de jardines. Ya vuelvo a ver flotillas, flotas, barcos de charter y hombres tatuados. No dan tregua, ni a finales de Septiembre.
Me dirijo a Vliho, un golfo muy profundo en la isla de Lefkada, allí está el varadero donde dejaré La Maga.
Esta bahía tiene otro nombre; algunos le llaman puerto Velcro. Hay quien entró hace cinco años y todavía no ha salido. Es un puerto natural perfecto, protegido de todos los vientos y fondo fangoso, donde las anclas agarran muy bien, así que es lógico que los barcos; y sus tripulantes; se queden “pegados”.
Entro, veo cosas raras, muy raras; barcos en la orilla.
Uno, dos… no ,ahí hay más. Un barco de unos 30 metros encaramado a los cañaverales. Barcos desarbolados, barcos con trozos de palo colgando a su costado, crucetas, velas, jarcia flotando en el aire. Una casa sin tejado, un árbol sin ramas. Veleros, como fichas de dominó, tumbados en el suelo, con mástiles enredados.
No sé qué ha pasado pero creo, Maga, que esta vez nos hemos librado de una gorda. Mañana me enteraré y os lo cuento.
Buenas noches y buena suerte.
Etiquetas:

6 comentarios en «Final del viaje. ¿ O no?»

  1. Algo ha pasado, ayer me preguntaron que sabia de ti.Ya contaras pues el barco de Joseba ,creo que ha sufrido daños. El Universo está con la Maga y por aquí. Las cosas siguen el curso de la salud y la edad. Yo con corticoides, ya te contaré. Besos

  2. A Joseba lo ví el día antes de irse. El barco tenía desperfectos; pero no muy importantes. A el le pilló abarloado, pero dentro del agua; los que estaban fuera se llevaron la peor parte.
    Y yo con La Maga, en Salamina, viendo pasar el mal tiempo desde mi camarote. Cosas de la vida.

    Besitos

  3. Son impresionantes las fotos, ver barcos desarbolados, volcados en la orilla, me pone los pelos de punta. Me compadezco de los dueños de esos barcos lo que deben de estar pasando. No quiero ni pensar como estaría yo si me hubiera ocurrido lo mismo. Me alegro que te pescara en Salamina. Besitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.