Paseo por el amor y la muerte II

Existe en Grecia un tipo de canciones populares, mas afincada en la región de Mani,en el Peloponeso, que se transmiten de generación en generación. Son canciones improvisadas y efímeras, pero con párrafos que se difunden de poema en poema, por su belleza, e imágenes que se repiten.
Son los  Μιρολογια, canticos conmovedores que se entonan para aliviar el dolor por la muerte de un ser querido. 

Ya Homero relató los funerales de Héctor y Patroclo como ceremonias plagadas de sonoros llantos y canciones emotivas.
Para los griegos clásicos había dos mundos perfectamente diferenciados: arriba, aquí, la vida y abajo, el más allá, el Hades. El Hades, ese río subterráneo que corre pero no vuelve, es la negación del retorno y sus aguas, al beberlas, producían el olvido, la consecuencia más trascendental de la muerte.

En los Μιρολογια encontramos frecuentemente alusiones al posible regreso y a las aguas de las montañas del Arni; las aguas arnésias que borran los afectos:
Voy a las montanas de Arni, al campo de Arnisia.
Donde niega la madre al hijo, el hijo a la madre
También aparecen imágenes recurrentes de pájaros, flores y plantas como personificación del ser perdido, sobre todo en los casos de niños.
Hoy traigo; o más bien  trae Angelique Ionatos; una de esas canciones desgarradoras. La compuso Kostis Palamas tras la muerte de su hijo. Y tiene toda la estructura de un  Μιρολογια.

Angelique Ionatos-O mavros Kavalaris

 

Στο ταξίδι που σε πάει ο μάυρος καβαλάρης,
κύτταξε απ’ το χέρι του, τίποτε να μην πάρεις.
Κι αν διψάσεις μην το πιείς από τον κάτου κόσμο
το νερό της αρνησιάς, φτωχό κομμένο δυόσμο!
Μην το πιείς κι ολότελα κι αιώνια μας ξεχάσεις…
βάλε τα σημάδια σου το δρόμο να μη χάσεις,
κι όπως είσαι ανάλαφρο, μικρό σα χελιδόνι,
κι άρματα δε σου βροντάν παλικαριού στη ζώνη,
κύτταξε και γέλασε της νύχτας το σουλτάνο,
γλίστρησε σιγά – κρυφά και πέταξ’ εδώ πάνω,
και στο σπίτι τ’ άραχνο γυρνώντας, ω ακριβέ μας,
γίνε αεροφύσημα και γλυκοφίλησέ μας!
En el viaje al que te lleva el caballero negro,
guárdate de su mano, no tomes nada.
Y si tienes sed no bebas las aguas arnésias
del mundo inferior. ¡Pobre hierbabuena arrancada!
No la bebas, no sea que nos olvides para siempre;
deja marcas para no perder tu camino.
Y como eres ligero, pequeño como una golondrina,
y  las atronadoras armas todavía no ciñen tu cintura,
con cuidado, engaña al sultán de la noche,
deslízate silenciosamente, a escondidas y vuela hacia aquí arriba,
y  vuelve a nuestra casa desolada, cariño mío,
conviértete en suave brisa para besarnos dulcemente.

Se lo que estáis pensando; como recuerda este canto a la famosa estrofa de Tears in Heaven: 
¿Conocerías mi nombre si nos encontráramos en el cielo?
Está animada por la misma desolación; la pérdida de un hijo y el olvido. Eric Clapton compuso un Μιρολογια sin saberlo.

Muchas gracias a mis amigos Dafni e Ioannis, que me dieron las pistas oportunas para descifrar lo que eran las aguas arnésias.

5 pensamientos sobre “Paseo por el amor y la muerte II”

  1. Otra pregunta:
    Un lio, las "aguas arnésicas" es el antídoto o las aguas que discurren por el Hades.
    Siento ser tan burro, pero entiendo una cosa en tu comentario y lo contrario en la letra de la canción.
    Otro Beso

    Viriato desde el Viriato

  2. Las aguas arnesias, son las aguas ,que al beberlas, olvidas la relaccion que tenias con tus seres queridos. Se hace referencia a ello en los Mirologia.
    En el hades, de los clásicos, que era un río subterraneo, ocurría lo mismo cuando bebías sus aguas. Supongo que deben estar relaccionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.