Saltar al contenido

Anecdotas

Agua fría con el café

La sociabilidad que genera tomar un café en compañía radica en el encuentro sobrio que propicia el habla, todo lo contrario a la introspección y meditaciones que evoca un humeante té. Una taza de café está llena de palabras y de escusas para que sucedan cosas. El tintineo de las tazas produce una alegría efervescente y recuerda a momentos de charlas y confesiones. “¿Quedamos a tomar un café?” es una delicada caricia que se ofrecen los amigos en los momentos de necesidad.

Una tormenta y una casa azul

Había una casa azul en la bahía. Era una extravagancia de color, una nota disonante en un paisaje verde, con árboles románticos que descendían con atropello por la montaña hasta pararse maravillados contemplándose en la orilla.

Amores locos

Hay en este mundo quien se hace el loco. Y hay quien aun siéndolo lo disimula. Yo bendigo a los locos que aceptan con orgullo su disfunción. Gracias a ellos florecen las coloradas amapolas entre los campos de clónicas espigas. Los cuerdos hacen mil veces las mismas cosas esperando diferentes resultados. Y nunca alcanzarán el sueño de su roja adormidera.

El garbanzo que sobra

Mis libros no hablaban de empoderamientos, ni patriarcados, pero contaban historias del lucero del alba, Venus, Afrodita, capaz de obnubilar la razón a cualquiera que contemplara su ceñidor bordado.