Sarónico

Los domingos de Poros

Los domingos de Poros son blancos, huelen a plancha y jabón. Atravesar con barco por el estrecho que la separa del Peloponeso es un pasatiempo entretenido. Como en un kinetoscopio de los inicios del cine, esos cilindros que daban vueltas proyectando imágenes encadenadas que, cuando tomaban cierta velocidad, daban la sensación de movimiento. El pasoLeer más »Los domingos de Poros