Saltar al contenido

Viajes

El color de la Maga Azul

Recordar no es lo mismo que evocar. Recordar es engañoso e ingenuo. Evocar es sumirte en un zarandeo de sensaciones, una descarga de imágenes que te pertenecen, pero que se guardan en alguna parte de la memoria sin posibilidad de acceso.

Rapsodia de otoño

Para conjurar esa aparente decepción, cogí mis pinceles, como una bruja empuña su ramillete de tomillo, y me dispuse a exorcizarla la desgana a base de dibujar un día tras otro el mismo cielo, el mismo mar, las mismas piedras y el mismo árbol.

Tragedia en un ferri de Grecia

La noticia ha caído como una losa sobre una Grecia asolada por los terribles incendios, primero, y por unas inundaciones nunca vistas, inmediatamente después. Pero, así como estas últimas son fenómenos naturales, la desolación que produce la brutalidad humana, es la peor y más amargas de las desgracias.

Una tormenta y una casa azul

Había una casa azul en la bahía. Era una extravagancia de color, una nota disonante en un paisaje verde, con árboles románticos que descendían con atropello por la montaña hasta pararse maravillados contemplándose en la orilla.

Mensaje en una botella

Las corrientes, esos caudalosos ríos de agua dentro del agua, que viajan en ella, pero sin mezclarse. De igual manera, las nubes son masas de aire dentro del aire y mantienen sus formas de manera persistente frente al viento que las intenta disolver.