Saltar al contenido

El fueraborda

Este año, previsores, dejamos el motor
fueraborda en el mecánico al acabar el verano. Todo el invierno,
sigá-sigá. Todo el tiempo del mundo para repararlo. Y dejamos 2 más,
de unos amigos, para ver si por fin y también sigá-sigá, podía
hacer algo por ellos. Que buena idea.
Así que cuando llegamos fuimos a por
nuestro flamante motor reparado, pero el mecánico no estaba. El
chiringuito cerrado. Volvimos varias veces. El chiringuito cerrado.
Según se acercaba el momento de la botadura el chiringuito parecía
todavía más cerrado.
– ¿Sabeis si Fotis ha cambiado de sitio?
– Preguntamos a los vecinos.
– Sí, está en Chíos
– ¿Chíos?
– En la cárcel de Chíos. Por
narcotraficante.
¡Dios! ¡Anda! Sigá-sigá. Pues que no
nos queda otro remedio: ¡Vamos a saltar la valla!
– No, no lo hagáis, si os ve la
policía…. Es mejor que busquéis a Periclís. El os abrirá.
En busca de Periclís. Y Periclis en
una boda.Y Periclís a punto de cenar bajo la parra de una casa
engalanada con flores y lazos blancos. Y Periclis que no nos envía a
tomar si no que nos atiende con amabilidad. Periclís con la mano en
el corazón y toda la carga dramática que puede tener un griego
dijo:
– Fotis es mi amigo, por eso le ayudo y
porque sé que él no sabía nada. Está en la cárcel por error, la
policía cree que él estaba en el ajo. Si alguna vez me entero de que
estaba metido… -Alzó los ojos al cielo con una mueca exagerada-
…ya no le ayudaré más.
– ¿Que ajo?
– Una tonelada de Marihuana
– ¡Panagiá mu!
– Todos los días me llama desde la
cárcel. Decidme cual era vuestro motor y yo lo buscaré.
– Un Mariner de 4 caballos. Era así y
asá y tenia un pitiflu por aquí y por acullá. Y…- Pero Periclis
no parecía prestar atención.
– Os llamaré.
No hace falta contar que pasaron muchos
días sin que llamara; que nosotros llamábamos mañana y noche; que
Periclis no estaba; que Periclís no había podido hablar con Fotis;
que mañana y que pasado mañana.
Perdida ya la esperanza y en busca de
un auxiliar nuevo, el día anterior a salir con el primer viaje, me
llama Periclís.
– Ya lo tengo, pasad por aquí en una
hora.
Como dos clavos a la hora exacta. Que
curioso, en el último momento, como siempre en este país.
Apareció Periclis sonriente y nos
enseñó el motor. Pero…
– Ese no es el nuestro. Ese es un Yamaha
y el nuestro era un Mariner.
– Pero ganáis en el cambio, este está
totalmente reparado. Mucho mejor que el vuestro.
– Pero no es el nuestro. Queremos nuestro
Mariner.
Levantó una lona que cubría unos
bultos en el suelo y nos señaló un amasijo deforme, devorado por el
fuego.
 – Estos son vuestros motores. ¿A que no
los distinguís? Hubo un incendio y todo se quemó, poco después
vino la policía y se llevó a Fotis por no querer hablar. Él desde
la cárcel hace lo posible por encontrar motores de segunda mano
similares a los que se quemaron. ¿Cuales eran las marcas de los
otros dos?
Yo no sé si Fotis saldra de Chíos,
pero sí intuyo que alguien le ha cerrado la boca y él hace lo que
puede por sus clientes, desde la cárcel, gracias a un buen amigo. No
me imagino lo que debe ser estar en una cárcel griega en este
momento: rembetika de la dura. Lo más sorprendente es que sea capaz de acordarse de
nosotros desde allí. Pero este país es sorprendente, lleno de gente
sorprendente capaz de solventar los problemas en el último minuto de
forma sorprendente.
El domingo; sorpresa.


στη φυλακη ειναι ωραια
αμα βρεις καλη παρεα
En la carcel se está bien si se tiene buena compañía

Etiquetas:

8 comentarios en «El fueraborda»

  1. ¡Como la vida griega mihmamente! Se explica la ausencia. Vale más pasarse a los huevos y a la crianza de polladas, la doble moral sólo nos permite sanos alcoholismos crónicos, bre koloduñá!.

    Ygeía y buenos vientos!

  2. Pués ya nos contarás lo que pasa este domingo. Yo, he llegado a un punto en el que entiendo "rien" de "rien". esto es muy fuerte? ¿O… es sólo mi percepción de la realidad? (de qué realidad??).
    Recordando algo que escuché en la radio hace unos 15 días cuando estaba haciendo cocinitas- no recuerdo lo que estaba preparando, pero tb estais todos invitados- (nada que ver con este tema, pero sí con la supuesta realidad, ) informan que hay un "sirtaki- kalimera"… ostras!! ,"me dije"
    Ana nunca nos ha comentado esto… Ana,… nunca te perdonaré esto!!

    Un bico
    Pili

  3. No!! era "sirtaki -kalimera" … voy desvelando la historia… Aparentemente era el baile "suave" que bailaban por la mañana…y, yo supongo que después de unos cuantos "potirikis"… imaginación al poder!!´
    Un beso,

  4. ¡¡¡¡No sabía que habías regresado al mundo digital!!!! Se te echaba de menos. Yo, madre gallina, hasta le mande a Jesusin un ¿Como estáis hijos míos?. Genial la historia, pero a mí me da un infarto si fuera el caso. Y el Yamaha que tal, mejor o peor. Por cierto, una cosa que no me ha quedado clara. Si vosotros fuisteis al taller de Fotis a por vuestros motores… ¿No visteis todo quemado o la revancha fué por sectores?
    Me voy corriendo a leer los dos que me faltan. Hoy estamos fondeados en San Antonio, Isa acaba de llegar en avión y llueve. ¡Después de la semanita que me he pegado yo solo de navegación, sol y baño… ¿Habrá traído el malaje?

    Besitos Viriato

  5. Hola Cesar:
    El motor es el mismo que teniamos ( Yamaha y Mariner hacían el mismo motor con diferente pegatina). Tiene aspecto más polloso pero va mejor que el nuestro.

    No quemaron todo el local; es un solar; solo el contenedor donde casualmente estaban nuestros motores y toda su herramienta. ¿ Te recuerda a la escena del caballo de El padrino?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.