Saltar al contenido

Viajes

Las heridas de Quíos

La herida más grave de Quíos se la hicieron sus incendios. Yo oía hablar de ellos en la televisión cada verano y me preguntaba si quedaría algún trozo de isla intacto, pero hay que venir hasta aquí para vivir el desastre. Subiendo por la carretera de la costa oeste, kilómetros y kilómetros de desolación seLeer más »Las heridas de Quíos

Una noche en el teatro

Comenzaba a encenderse la noche caliente a vaharadas de aire chamuscado y nubes rojas. Corríamos veloces por las carreteras entre las lagunas, perfiladas por los cañizos. Y corrían paralelas las garzas, como papelillos blancos lanzados al viento en una boda; se reflejaban en los líquidos espejos y se multiplicaban hasta el infinito en las ondasLeer más »Una noche en el teatro